[0] Ir al contenido
Logos Logo Aval SFacebook STwitter
  1. 60 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Las demencias >
  5. Glosario-Vademécum >
  6. Haloperidol

Haloperidol

Publicidad Google
Publicidad Google
Anuncios Google

ACCIÓN Y MECANISMO

Antipsicótico tipo butirofenona. Antidopaminérgico, estimula la producción de prolactina. Presenta actividad antiemética, anticolinérgica, sedante y bloqueante alfa-adrenérgica. También posee débil actividad bloqueante ganglionar.

Ir al comienzo

FARMACOCINÉTICA

Vía oral, i.m.: Su biodisponibilidad es del 60% (oral). Sufre metabolismo de primer paso. La absorción es rápida (tiempo empleado en alcanzar la concentración máxima (Tmax) = 2-6 h, oral; 10-20 min, i.m.). El grado de unión a proteínas plasmáticas es del 92%. Es metabolizado en el hígado, dando lugar entre otros a hidroxihaloperidol con actividad farmacológica. Se elimina con las heces y la orina, en un 1% en forma inalterada. Su semivida de eliminación es de 13-40 h.

Ir al comienzo

INDICACIONES

- Ansiedad: tratamiento sintomático coadyuvante de la ansiedad grave en caso de ineficacia de las terapéuticas habituales.

- Agitación psicomotora: estados maniacos, delirium tremens, oleadas delirantes, etc.

- Psicosis: agudas y crónicas. Delirio crónico, delirios paranoide y esquizofrénico.

- Movimientos anormales: tics motores, tartamudeo y síntomas del síndrome de Gilles de la Tourette y coreas relacionados.

- Vómitos: de origen central o periférico (por antimitóticos, post-radioterápicos).

- Hipo persistente.

- Anestesia: en premedicación y mezclas anestésicas.

Para los comprimidos de 10 mg:

- Esquizofrenia: esquizofrenia crónica que no responda a la medicación antipsicótica normal, preferiblemente en menores de 40 años.

- Psicosis agudas: tratamiento de ataque.

Ir al comienzo

POSOLOGÍA

Vía oral:

- Adultos: dosis inicial, 0,5-2 mg/8-12 h. Dosis de mantenimiento, 1-15 mg diarios (dosis mayores en casos graves o resistentes) repartidos en 2-3 veces al día. Comprimidos de 10 mg (esquizofrenia crónica, tratamiento de ataque de psicosis agudas): dosis inicial recomendada, 15 mg/día, aumentándola un 50% cada semana hasta desaparición de los síntomas (en casos resistentes hasta 60-100 mg diarios), en dosis fraccionadas en 2-3 tomas diarias.

- Niños: generalmente 0,05 mg/kg/día. Mayores de 5 años: 0,5 mg/12 h. Menores de 5 años: 0,25 mg/12 h. En caso necesario, adaptar las dosis infantiles progresivamente, igual que en los adultos, hasta llegar a la mitad de la dosis de adultos.

Vía parenteral:

- Adultos: Vía i.m. ó i.v. lenta: la dosis usual es de 5-10 mg/12-24 h, no obstante, en casos graves, se pueden administrar dosis de 5 mg incluso cada hora, aunque es suficiente un intervalo de 4-8 h (la vía i.v. está reservada para grandes urgencias). En los cuadros de agitacion conviene comenzar por vía parenteral.

- Nota: El tratamiento de manenimiento será siempre individual, disminuyendo la dosis hasta un nivel mínimo eficaz una vez desaparecida la sintomatología (en síndrome de Gilles de la Tourette la dosis de mantenimiento puede alcanzar los 10 mg/día o más). En caso de fracaso terapéutico, no prolongar el tratamiento más de un mes.

Ir al comienzo

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

Contraindicaciones

- Alergia al haloperidol o butirofenonas.

- Depresión severa del sistema nervioso central o estados de coma.

- Parkinson: debido a la potenciación de los síntomas extrapiramidales.

Precauciones

- Alteraciones cardiovasculares graves (insuficiencia cardiaca o coronaria): debido a las modificaciones hemodinámicas que pueden producir, en particular hipotensión.

- Diabetes: puede provocar una alteración de los niveles de glucosa en sangre.

- Enfermedades respiratorias (asma crónico, enfermedad pulmonar obstructiva crónica): puede tener efectos depresores sobre la función respiratoria.

- Epilepsia: los neurolépticos pueden disminuir el umbral convulsivo, con riesgo de crisis convulsivas, especialmente en pacientes de alto riesgo.

- Estados depresivos: debido su efecto depresor sobre el sistema nervioso central.

- Feocromocitoma: puede provocar reacciones de hipertensión, que pueden ser graves en pacientes con feocromocitoma.

- Glaucoma en ángulo cerrado, hipertrofia prostática o retención urinaria: puede aumentar la presión intraocular y/o retención urinaria debido a los efectos anticolinérgicos, lo que podría agravar la enfermedad.

- Hipertiroidismo: puede agravarse la sintomatología por posible potenciación de la neurotoxicidad.

- Insuficiencia hepática: dado que se metaboliza mayoritariamente en el hígado, debe ajustarse la dosis al grado de incapacidad funcional del mismo.

- Insuficiencia renal: dado que se elimina mayoritariamente por vía renal, debe ajustarse la dosis al grado de incapacidad funcional renal.

- Reacciones de fotosensibilidad: no es recomendable una exposición prolongada al sol ante el riesgo de que puedan producirse manifestaciones de fotosensibilidad.

- Actividades especiales: no se aconseja la conducción de vehículos ni el manejo de maquinaria peligrosa o de precisión durante el tratamiento, por posible aparición de somnolencia, mareos, etc. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

Ir al comienzo

INTERACCIONES E INTERFERENCIAS ANALÍTICAS

- Alcohol etílico: hay algún estudio en el que se ha registrado potenciación de la toxicidad de haloperidol, con aparición de descoordinación motriz, más acusado en el caso de flupentixol. No se ha establecido el mecanismo.

- Anticolinérgicos (benztropina): hay estudios en los que se ha registrado aparición de toxicidad, con reacciones de hiperpirexia, así como inhibición del efecto antipsicótico de haloperidol.

- Antiepilépticos (carbamazepina): hay estudios en los que se ha registrado disminución de los niveles plasmáticos de haloperidol e inhibición de su efecto, por inducción de su metabolismo hepático.

- Antidepresivos tricíclicos (desipramina, imipramina): hay algún estudio en el que se ha registrado aumento de los niveles plasmáticos de antidepresivo, con posible potenciación de la toxicidad, por inhibición de su metabolismo hepático.

- Fluoxetina: hay algún estudio en el que se ha registrado potenciación mutua de la toxicidad, con aparición de síntomas extrapiramidales.

- Fluvoxamina, Venlafaxina: hay algún estudio en el que se ha registrado aumento de los niveles plasmáticos de haloperidol, con posible potenciación de su acción y/o toxicidad, por posible inhibición de su metabolismo hepático.

- Indometacina: hay algún estudio en el que se ha registrado una potenciación de la toxicidad de haloperidol, con somnolencia y fatiga. No se ha establecido el mecanismo.

- Levodopa: hay estudios con otros antipsicóticos antidopaminérgicos en los que se ha registrado inhibición mutua de sus efectos.

- Metildopa: hay estudios en los que se ha registrado inhibición mutua de los efectos. No se ha establecido el mecanismo.

- Nefazodona: hay algún estudio en el que se ha registrado disminución del aclaramiento de haloperidol (35%), con posible potenciación de su acción y/o toxicidad, por inhibición de su metabolismo hepático.

- Propranolol: hay un estudio en el que se ha registrado hipotensión y depresión cardiopulmonar, por posible adición de sus efectos farmacológicos.

- Quinidina: hay algún estudio en el que se ha registrado aumento de los niveles plasmáticos de haloperidol, con posible potenciación de su acción y/o toxicidad. No se ha establecido el mecanismo.

- Rifampicina: hay algún estudio en el que se ha registrado disminución de los niveles plasmáticos de haloperidol, con posible inhibición de su efecto, por inducción de su metabolismo hepático.

- Sales de litio (carbonato de litio): hay estudios en los que se ha registrado potenciación de la toxicidad, con aparición de reacciones extrapiramidales.

- Tabaco: hay algún estudio en el que se ha registrado disminución de los niveles plasmáticos de haloperidol, con posible inhibición de su efecto, por posible inducción de su metabolismo hepático debido a los hidrocarburos policíclicos presentes en el tabaco.

- Tacrina: hay algún estudio en el que se ha registrado potenciación de la toxicidad, con síntomas de parkisonismo, por posible adición de sus efectos sobre la actividad de acetilcolina.

- Trazodona: hay estudios en los que se ha registrado aumento de los niveles plasmáticos del metabolito de trazodona, con posible potenciación de la acción y/o toxicidad, por inhibición de su metabolismo hepático.

El haloperidol puede alterar los valores de las siguientes determinaciones analíticas en sangre: aumento (biológico) de transaminasas alanino-aminotransferasa y aspartato-aminotransferasa (ALT y AST), fosfatasa alcalina, bilirrubina, gamma-glutamiltranspeptidasa (GGT), litio, prolactina, TSH-RH (factor liberador de hormona tireotropa), testosterona y TSH (hormona tireotropa), puediendo producir también reducción (biológica) de TSH.

Ir al comienzo

EFECTOS ADVERSOS

Los efectos adversos de haloperidol son, en general, frecuentes, aunque moderadamente importantes. El perfil toxicológico de este fármaco es similar al del resto de butirofenonas antipsicóticas. En la mayor parte de los casos, los efectos adversos son una prolongación de la acción farmacológica y afectan principalmente al sistema nervioso central. Las racciones adversas más características son:

- Frecuentemente (10-25%): somnolencia, sedación, sequedad de boca, visión borrosa, retención urinaria y estreñimiento; al inicio del tratamiento: síntomas extrapiramidales como parkinsonismo, acatisia y distonía que están relacionados con la dosis.

- Ocasionalmente (1-9%): ictericia colestática a veces con eosinofilia (durante el primer mes de tratamiento), leucopenia transitoria, fotodermatitis, urticaria, erupciones acneiformes, erupciones maculopapulares, prurito, angioedema, insomnio, mareos e íleo paralítico.

- Raramente (<1%): hipotensión ortostática (más aguda e intensa tras la administración i.v.), hipertensión, taquicardia (principalmente al aumentar la dosis rapidamente), bradicardia, insuficiencia cardiaca congestiva, arritmia cardíaca, colapso, agranulocitosis (entre la cuarta y décima semana de tratamiento), diskinesia tardía (después de meses o años de tratamiento), síndrome neuroléptico maligno (puede ser mortal en el 15-20% de los casos) con síntomas como fiebre, rigidez muscular generalizada, akinesia, hipertonía faringea y alteraciones respiratorias; galactorrea, amenorrea, retinopatía pigmentaria y convulsiones.

- El tratamiento debe ser suspendido inmediatamente en el caso de que el paciente experimente algún episodio de fiebre (41ºC) ó rigidez muscular grave, con alteraciones respiratorias.

Ir al comienzo

ADVERTENCIAS ESPECIALES

Comunicar al médico si aparece temblores, ictericia, alteración de la visión o movimientos musculares involuntarios. Se aconseja la suspensión gradual de tratamientos prolongados, para evitar el riesgo de síndrome de retirada o la rápida recaída en la enfermedad. Durante tratamientos crónicos deben realizarse recuentos sanguíneos.

Ir al comienzo

EMBARAZO

Los estudios sobre animales, utilizando dosis 2-20 veces superiores a las terapéuticas humanas, han registrado efectos embriotóxicos y teratógenos. No hay estudios adecuados y bien controlados en humanos, no obstante, se han dado 2 casos de anomalías en las extremidades (p.ej, focomelia) en recién nacidos de mujeres a las que se les administró haloperidol conjuntamente con otros fármacos potencialmente teratógenos; estos efectos no han sido atribuídos directamente al haloperidol. Algunos expertos consideran aceptado el uso en crisis psicóticas en embarazadas. El uso de este medicamento sólo se acepta en caso de ausencia de alternativas terapéuticas más seguras.

Ir al comienzo

MADRES LACTANTES

El haloperidol se excreta con la leche materna (proporción leche/plasma, 0,6-0,7). No se han registrado efectos adversos en los recién nacidos en los pocos casos documentados existentes. La Academia Americana de Pediatría clasifica el haloperidol como un fármaco cuyo efecto en el lactante es desconocido pero puede ser de importancia (p. ej, somnolencia, letargia, distonías y disquinesia tardía). Uso precautorio, recomendándose dosis moderadas.

Ir al comienzo

USO EN NIÑOS

Los pacientes pediátricos pueden ser más propensos a desarrollar reacciones neuromusculares o extrapiramidales, especialmente distonías, siendo especialmente proclives los niños con enfermedades agudas, como varicela, infecciones del SNC, sarampión, gastroenteritis o deshidratación. A causa de que los síntomas extrapiramidales pueden confundirse con los signos sobre el SNC de una enfermedad primaria no diagnosticada responsable del vómito (p. ej, síndrome de Reye) y otras encefalopatías, evitar el uso de antipsicóticos y otras hepatotoxinas en niños y adolescentes cuyos signos y síntomas sugieran la existencia de síndrome de Reye. Uso precautorio, recomendándose vigilancia estricta durante el tratamiento.

Ir al comienzo

USO EN ANCIANOS

Los pacientes geriátricos parecen presentar una mayor predisposición a sufrir hipotensión ortostática y una mayor sensibilidad a los efectos anticolinérgicos y sedantes. También tienen más tendencia a padecer efectos secundarios extrapiramidales, como disquinesia tardía (con signos persistentes, difíciles de controlar y en algunos pacientes irreversibles). Se recomienda observación durante el tratamiento para detectar signos precoces de disquinesia tardía y la reducción o interrupción del tratamiento para evitar una manifestación más grave del síntoma.

También se recomienda el control de la función cardíaca. En particular, los efectos cardiovasculares del haloperidol son menores, aunque los efectos extrapiramidales pueden ser incluso más severos (rigidez, temblor, disquinesia tardía). Los ancianos pueden presentar mayores concentraciones plasmáticas de haloperidol, por lo tanto, estos pacientes suelen necesitar una dosis inicial menor y un ajuste más gradual de la dosis. Uso precautorio, recomendándose especial control clínico.

Ir al comienzo

Bibliografía

Relacionados

Publicidad Google
Anuncios Google
Ir al pie
Última actualización de esta página: 31-5-2006.
Los contenidos de Circunvalación del Hipocampo están bajo una Licencia Creative Commons, salvo cita expresa de otros derechos.
Nosotros suscribimos los Principios del Código de Salud HONcode, puede comprobarlo usted aquí.
Autores: Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Última actualización en el sitio web: 18–12–2014
Contacto: hipocampo@hipocampo.org