[0] Ir al contenido
Logos Logo Aval
  1. 64 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Artículos >
  5. Antibióticos en el alzhéimer

Artículos y noticias

Algunos antibióticos podrían retrasar los síntomas del alzhéimer

Dos antibióticos corrientes, tomados juntos, pueden ayudar a retrasar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer (EA), según sugieren los resultados de un estudio multicéntrico canadiense, presentado en la 41ª Reunión Anual de la Infectious Diseases Society of America (IDSA, Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América).

La EA es la demencia más común entre los ancianos. Progresiva e incurable, comprende una compleja serie de acontecimientos en el cerebro que dañan la memoria y la capacidad para razonar, e incluso la funcionalidad del individuo. La asociación de doxiciclina y rifampicina puede ayudar a retrasar los síntomas de la enfermedad.

"¿Significa esto que mamá o papá deberían ser sometidos a tratamiento antibiótico si tuviesen Alzheimer? Es una posibilidad si todo lo demás ha fallado, y algo para comentar con su médico, aunque deberían tenerse en consideración aspectos como la resistencia a los antibióticos", dijo el doctor Mark B. Loeb, uno de los investigadores que llevaron a cabo este ensayo.

El estudio incluyó a 101 sujetos con EA leve a moderada. 50 pacientes recibieron placebo, y los 51 restantes fueron tratados con dos tabletas de 100 mg de doxiciclina y una con 300 mg de rifampicina diariamente durante tres meses. El estudio se llevó a cabo a triple ciego, o sea que ni los pacientes, ni los médicos tratantes ni los investigadores del ensayo sabían durante el mismo quiénes estaban recibiendo placebo y quiénes los antibióticos.

Seis meses más tarde, se comprobó, mediante la repetición de los test realizados al comienzo, el estado de 43 individuos del grupo antibiótico y 39 del grupo placebo (los demás sujetos habían abandonado, o fallecido, o habían sido descartados del estudio por diversas causas).

Se comprobó que las puntuaciones de los test entre los sujetos del grupo placebo habían descendido un promedio de 2.75 puntos más que los del grupo antibiótico, dato estadísticamente significativo. A los 12 meses persistía una diferencia a favor de los pacientes del grupo antibiótico, pero ya no era estadísticamente significativa.

Los efectos adversos, incluyendo náuseas, diarrea y trastornos del sueño, fueron relativamente leves y no mostraron diferencias significativas entre el grupo antibiótico y el grupo placebo.

Según el profesor Loeb:

«El régimen antibiótico podría permitir a una persona con EA permanecer en su domicilio y evitar el ir a una residencia o a otra institución, al menos durante un periodo de tiempo».

El profesor Loeb añadió que:

«Los resultados de nuestro estudio necesitan ser reproducidos, pero son prometedores».

Aunque estudios futuros deberán decir cuál es la duración idónea para este tratamiento, los resultados de este ensayo demuestran que tres meses podrían ser lo adecuado.

Pese a que existe una teoría que implica a la Chlamydia pneumoniae en la génesis de la EA, en este ensayo no se pudieron demostrar descensos suficientes en los niveles de esa bacteria con el tratamiento antibiótico. El profesor Loeb sugiere que los antibióticos podrían actuar interfiriendo la acumulación de placas de amiloide en el cerebro, y también considera posible que el efecto antiinflamatorio asociado a estos antibióticos juegue un papel importante. En palabras del profesor Loeb:

«Son necesarios más trabajos para estudiar el mecanismo biológico real, para determinar por qué parecen surtir efecto los antibióticos».

Referencia bibliográfica: Mark B Loeb et ál. (et álii). Proceedings of the 41st Annual Meeting of the Infectious Diseases Society of America. San Diego, California, 9-12 October 2003.

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 31-10-2003.
El uso de este sitio web es seguro
Los contenidos de Circunvalación del Hipocampo están bajo una Licencia Creative Commons, salvo cita expresa de otros derechos.
Nosotros suscribimos los Principios del Código de Salud HONcode, puede comprobarlo usted aquí.
Autores: Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Última actualización en el sitio web: 1–12–2016
Contacto: hipocampo@hipocampo.org