0.- Ir al contenido
Logos Hipocampo.org, Inicio Enlace externo a la SEN
Hipocampo.org - Circunvalación del hipocampo
0.- Ir al contenido
Logos Hipocampo.org, Inicio Enlace externo a la SEN
  1. 323 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Rincón del experto >
  5. Tomate y enfermedad de Alzheimer

Rincón del experto

Tomate y enfermedad de Alzheimer

¿Puede el consumo de tomate tener un papel positivo en la prevención de la enfermedad de Alzheimer?

Coco.

Tomatera (Modificado de Couleur/Pixabay)

Imagen decorativa

El tomate forma parte de los alimentos de una dieta saludable, y está muy presente en la Dieta Mediterránea. Sus beneficios se mantienen independientemente del modo en que se consuma: crudo, cocido o procesado (jugo, sopa y en salsa).

Posee un elevado contenido en sustancias fitoquímicas, vitaminas (sobre todo la E y la C, y ácido fólico) y minerales (potasio, hierro), y aporta antioxidantes como los carotenoides (licopeno, betacaroteno) y los compuestos fenólicos (flavonoides, ácido hidroxicinámico, clorogénico, ácido homovanílico y ácido ferúlico, entre otros).

El consumo de tomate disminuye el riesgo de padecer enfermedades como la aterosclerosis, diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión y algunos tipos de cáncer, y además protege de sufrir enfermedades de la piel como la dermatitis atópica.

Ir al comienzo

La mayoría de los beneficios del tomate son atribuidos a su elevada concentración en licopeno y a su riqueza en betacarotenos y a la vitamina C. El licopeno es un carotenoide (sin actividad provitamina A) que actúa inhibiendo las vías moleculares de algunos tipos de cáncer, de ahí su valor preventivo de algunos tumores (próstata, mama, cérvix, ovario, pulmón e intestino).

El cambio climático que se está produciendo a nivel mundial está modificando tanto la composición como las propiedades saludables del tomate, debido al estrés del calor y a la pérdida de agua de las hojas. A pesar de ello se sigue manteniendo su actividad antioxidante y la producción de carotenoides, aunque su composición química variará según el tipo de tomate como por el modo en el que se cultiva. En general son, sobre todo, ricos en vitamina C (entre 300 y 200 mg/kg, según la parte del tomate considerada) y en ácido oxálico (entre 50 y 110 mg/kg), relacionado con la formación de los cálculos renales. A medida que los tomates van madurando, disminuye la concentración de vitamina C y aumenta el contenido de ácido oxálico.

Ir al comienzo

En relación a las enfermedades neurodegenerativas, también se le ha reconocido al tomate un efecto protector, sobre todo en la enfermedad de Alzheimer, en la enfermedad de Parkinson y en aquellas secundarias a patología cerebrovascular (ictus). Existen estudios realizados en animales de experimentación, predispuestos para desarrollar la enfermedad de Alzheimer, a los que se les habían administrado suplementos de licopeno, que muestran una disminución del deterioro cognitivo. Los investigadores atribuyen al licopeno varias acciones, como un incremento en la actividad de las células madre neuronales y la activación del factor de crecimiento nervioso, del factor neurotrófico y del crecimiento endotelial vascular, lo que favorece la viabilidad neuronal. Todo ello contribuye a regular la homeostasis oxidativa cerebral a la vez que mantiene la morfología y las funciones mitocondriales. Estas observaciones promovieron la realización de dietas ricas en licopeno para prevenir las enfermedades neurodegenerativas, entre ellas la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Ir al comienzo

Se ha realizado un estudio en personas sanas, a las que se les administró un suplemento alimenticio rico en licopeno asociado con ácidos grasos omega-3 y extractos de Ginkgo biloba, observándose una diminución en el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Actualmente no disponemos de pruebas e investigaciones suficientes que nos permitan sacar conclusiones firmes sobre la relación entre el consumo de tomate y su efecto protector, tanto a nivel cognitivo como en la mortalidad asociada con las demencias.

Para concluir, es importante resaltar que, además del licopeno, el tomate también es rico en otras sustancias (vitaminas, minerales, flavonoides y carotenoides) con un potente efecto antioxidante. Y que existen evidencias del efecto protector y beneficio de estas sustancias en la prevención de las enfermedades neurodegenerativas y, sobre todo, de la enfermedad de Alzheimer.

Dr. Secundino López Pousa

Cómo citar esta página:

López Pousa S, Lombardía Fernández C. El rincón del experto: Tomate y enfermedad de Alzheimer [en línea]. Circunvalación del Hipocampo, diciembre 2023 [Consulta: 23 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.hipocampo.org/rincon-del-experto/ExpertCase0053.asp.

Ir al comienzo

Ayúdenos a mejorar

Califique esta página:

Media actual (1 voto): 6/10
★★★☆☆

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 15-12-2023.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia Internacional de Atribución 4.0 de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Sitio web creado por Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Email de contacto: hipocampo@hipocampo.org
Última actualización en el sitio web: 23 de febrero de 2024
Información sobre cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y los servicios que le ofrecemos. Al clicar en «Aceptar», o si continúa navegando, usted reconoce que ha leído y comprendido nuestra política de privacidad, y que acepta el uso de nuestras cookies.

- Leer la política de privacidad
- Navegadores compatibles