0.- Ir al contenido
Logos Hipocampo.org, Inicio Enlace externo a la SEN
Hipocampo.org - Circunvalación del hipocampo
0.- Ir al contenido
Logos Hipocampo.org, Inicio Enlace externo a la SEN
  1. 177 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Rincón del experto >
  5. Alcohol y enfermedad de Alzheimer

Rincón del experto

Alcohol y enfermedad de Alzheimer

Alcohol.

Copa de licor (imagen decorativa)

Creative Commons CC0 - Pexels

Desde hace muchos siglos, es habitual el consumo de bebidas alcohólicas en gran parte de la población a nivel mundial. Está documentado que tanto los griegos como los romanos ya conocían la elaboración del vino, y que el proceso de destilación de las bebidas alcohólicas se sitúa alrededor de 800 años antes de Cristo, aunque la destilación con métodos más modernos se comienza a realizar a partir del siglo XVI.

El alcohol (etanol), durante años fue utilizado como el principal antiséptico. Tanto a nivel de la piel, cuando se realizaban extracciones sanguíneas e inyecciones venosas, intramusculares y subcutáneas, como en la desinfección de utensilios sanitarios como jeringas y pinzas. Hoy en día, ya no se utiliza como desinfectante cutáneo, debido a su acción irritante sobre la piel.

Ir al comienzo

La ingestión aguda de bebidas con alcohol provoca cambios conductuales dependiendo de la dosis. Pequeñas cantidades producen euforia, pero si el consumo se mantiene puede llegar a la desinhibición. Y si esa ingesta continúa puede aparecer depresión respiratoria e incluso pérdida de conciencia y coma. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el abuso del alcohol está asociado con el 5.3 % de todas las muertes en el mundo.

La ingestión crónica de bebidas que contengan alcohol resulta muy dañina para el organismo humano, siendo especialmente tóxica para tres órganos: cerebro, corazón e hígado. A nivel cerebral interfiere en el metabolismo de las sustancias químicas (neurotransmisores) que modulan el funcionamiento neuronal, lo que conducirá a una degeneración progresiva de las neuronas provocando trastornos neuropsiquiátricos que pueden finalizar en demencia alcohólica. A nivel cardiaco aumenta el riesgo de padecer alteraciones de la conducción eléctrica (p. ej. fibrilación auricular), dañar el músculo cardíaco (miocardiopatía) y sufrir arterioesclerosis coronaria. A nivel hepático, acumulación de grasa hepática (esteatosis) que puede degenerar en cirrosis (20 % de las personas). A nivel general aumenta el riesgo de cáncer en la cavidad oral, faringe, laringe, esófago, colon-recto e hígado, y en las mujeres también en la mama.

Ir al comienzo

Según la OMS, los niveles más altos de consumo de alcohol a nivel mundial, se dan en Europa, aunque se ha observado un descenso en los últimos años. En el año 2016, alrededor del 43 % de la población mundial, con edades superiores a 14 años, consumían una ingesta diaria de 32.8 gramos de alcohol por persona. El 40 % de las personas de 65 años o más años consumen alcohol frecuentemente. En España el consumo de alcohol es muy elevado y es una de las causas más importantes de los accidentes de tráfico.

Existen estudios que señalan un efecto beneficioso del consumo leve de alcohol en determinadas etapas de la vida. Algunas investigaciones, han confirmado que la ingesta moderada de bebidas alcohólicas (vino) puede ejercer un efecto protector, ya que aumenta la sensibilidad a la insulina, reduce la agregación plaquetaria y disminuye la actividad inflamatoria. Sin embargo, cuando el consumo es crónico, afecta negativamente al desarrollo neuronal disminuyendo el factor neurotrófico, aumentando el estrés oxidativo, lo que conlleva una modificación irreversible de las vías nerviosas y, a la larga, alteraciones de conducta.

Ir al comienzo

Está bien demostrada la disminución de la atención y de la memoria de trabajo con el consumo agudo de alcohol, existiendo una diferencia significativa según la edad, de manera que las personas mayores muestran una reducción mayor de las funciones cognitivas en comparación con los adultos más jóvenes. En general, podemos afirmar que la ingesta elevada de bebidas alcohólicas se asocia a un incremento del deterioro cognitivo y al desarrollo de demencia relacionados con la edad, sobre todo a partir de los 65 años.

En algunos países, se ha constatado que la dependencia al alcohol en la mediana edad, entre los 55 y los 65 años, aumentaba el riesgo de demencia entre los 65 y los 69 años. Alrededor del 80 % de los adultos de más de 70 años con antecedentes de abuso de alcohol sufrían deterioro cognitivo o algún tipo de demencia respecto a las personas de la misma edad sin antecedentes de abuso de alcohol.

Ir al comienzo

Las investigaciones realizadas sobre los efectos del consumo crónico de alcohol en adultos destacan la asociación entre dicha ingesta y el riesgo de sufrir deterioro cognitivo relacionado con la edad y demencia, pudiendo afirmar que el abuso de alcohol es factor de riesgo potencial, pero a la vez modificable, para el desarrollo de enfermedad de Alzheimer, ya que provoca los mismos trastornos neuroinflamatorios y neurodegenerativos compartiendo la misma vía degenerativa. Los cambios neuropatológicos cerebrales, observados en animales de experimentación, se asocian en ambos trastornos y se vinculan con la presencia de depósitos de amiloide y proteína Tau que ambas comparten.

Recientemente, se han publicado los resultados de investigaciones que niegan el efecto protector del consumo leve o moderado de alcohol en edades más tempranas y que afirman que no reduce el riesgo de enfermedad de Alzheimer como se había señalado en algunos estudios anteriores.

Dr. Secundino López Pousa

Cómo citar esta página:

López Pousa S, Lombardía Fernández C. El rincón del experto: Alcohol y enfermedad de Alzheimer [en línea]. Circunvalación del Hipocampo, marzo 2023 [Consulta: 25 de febrero de 2024]. Disponible en: https://www.hipocampo.org/rincon-del-experto/ExpertCase0044.asp.

Ir al comienzo

Ayúdenos a mejorar

Califique esta página:

Media actual (5 votos): 6/10
★★★☆☆

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 15-3-2023.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia Internacional de Atribución 4.0 de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Sitio web creado por Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Email de contacto: hipocampo@hipocampo.org
Última actualización en el sitio web: 25 de febrero de 2024
Información sobre cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y los servicios que le ofrecemos. Al clicar en «Aceptar», o si continúa navegando, usted reconoce que ha leído y comprendido nuestra política de privacidad, y que acepta el uso de nuestras cookies.

- Leer la política de privacidad
- Navegadores compatibles