0.- Ir al contenido
Logos Hipocampo.org, Inicio Enlace externo a la SEN
Hipocampo.org - Circunvalación del hipocampo
0.- Ir al contenido
Logos Hipocampo.org, Inicio Enlace externo a la SEN
  1. 267 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Rincón del experto >
  5. Cannabis y enfermedad de Alzheimer

Rincón del experto

Cannabis y enfermedad de Alzheimer

Cannabis.

Cannabis sativa (imagen decorativa)

Modificado de NickyPe/Pixabay

¿Puede el cannabis contribuir al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer?

El cannabis, más conocido como marihuana o «hierba», está considerado como una droga ilegal, y su consumo está prohibido en la mayoría de los estados. Durante siglos, en los países con mayor producción (Asia y Oriente Medio), fue utilizado industrialmente (fines textiles, aceite…) y también con fines terapéuticos (anticonvulsivo, antiinflamatorio, antioxidante o neuroprotector).

Se extrae de la planta Cannabis sativa, que contiene más de 60 cannabinoides, de los cuales el principio activo más importante es el tetrahidrocannabinol, que en los humanos actúa sobre receptores específicos que se encuentran en las neuronas del sistema nervioso (receptores cannabinoides 1 a nivel cerebral y receptores cannabinoides 2 a nivel periférico).

Ir al comienzo

La industria farmacéutica ha desarrollado fármacos cannabinoides con la intención de ser utilizados con fines terapéuticos a partir de extractos de la planta. Algunos de ellos fueron aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos en los Estados Unidos, como la nabilona para el tratamiento de náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia, el dronabinol para el tratamiento de la anorexia que aparece en personas que sufren el síndrome de inmunodeficiencia adquirida y el epidiolex para el tratamiento de la epilepsia resistente a otros fármacos.

La forma más común de consumir cannabis es tomándolo, aunque también se inhala, inyecta y toma por vía oral. El motivo más importante para la prohibición de su consumo ha sido los efectos adversos y tóxicos en los diferentes sistemas. A nivel psiquiátrico puede producir psicosis, agitación, ansiedad, irritabilidad, confusión, ataques de pánico, agresividad, comportamiento y pensamiento desorganizados, alucinaciones, ilusiones, paranoia e ideas de suicidio, entre otros. También se han observado síntomas a nivel cardiovascular (hipertensión, taquicardia, dolor de pecho, infarto de miocardio, arritmia y riesgo de sufrir enfermedades cerebrovasculares tanto isquémicas como hemorrágicas), neurológico (cefalea, convulsiones generalizadas, somnolencia, nistagmos, ataxia…) y digestivo (náuseas, vómitos, anorexia…). Aunque, con menor relevancia, también interacciona con algunos fármacos (antiepilépticos, warfarina, metadona y algunos inmunosupresores).

Ir al comienzo

Se ha observado que el consumo de cannabis modifica el funcionamiento cognitivo, sobre todo cuando se inyecta, inhala o fuma y, menos, si se ingiere por vía oral. Su administración aguda produce una ligera disminución de la atención, de la impulsividad y reduce de manera moderada la memoria de trabajo y la episódica, produciendo también enlentecimiento de la velocidad de procesamiento y de la capacidad para planificar las actividades de la vida diaria y conseguir los objetivos previstos. Los estudios sobre su consumo a largo plazo señalan que los déficits cognitivos son moderados y pueden reducirse después de un período de abstinencia.

En las últimas décadas, diferentes investigaciones han evaluado los pros y los contras de la utilización de los cannabinoides en algunas enfermedades neurodegenerativas y en la enfermedad de Alzheimer. Los primeros estudios sobre la utilización de estas sustancias en la enfermad de Alzheimer se realizaron con análogos de la marihuana, fundamentalmente nabilona o dronabinol. Los investigadores observaron que los pacientes que habían sido tratados con estas sustancias habían mostrado disminución en la intensidad de las alteraciones conductuales y un incremento del apetito. En el año 2009, el Grupo Cochrane de Demencia realizó una revisión de todos los estudios publicados sobre la posible utilidad de uso en este tipo de patologías, y concluyó con un descarte de su utilidad, ya que no hallaron evidencia de la eficacia de los cannabinoides en el tratamiento de las alteraciones conductuales ni de otros parámetros de la demencia.

Ir al comienzo

A pesar de ello, se han seguido realizando estudios, y algunas investigaciones publicadas han señalado la observación de beneficios en los cuadros clínicos de agitación, ansiedad, depresión, insomnio, agresividad, desgana, psicosis e incluso mejoría de la memoria.

Para concluir, actualmente no disponemos de evidencia suficiente para afirmar que el consumo de cannabis sea factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, aunque sí produce efectos agudos sobre la cognición. Hasta el momento los fármacos cannabinoides utilizados para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer no han mostrado beneficios salvo en casos aislados, en los que se ha señalado una reducción de algunos síntomas: alteraciones conductuales y apetito. No obstante se continua investigando si algunos compuestos cannabinoides podrían disminuir la toxicidad inducida por la sustancia beta amiloide cerebral y, de ser así, es posible que en un futuro puedan tener alguna contribución en la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

Dr. Secundino López Pousa

Cómo citar esta página:

López Pousa S, Lombardía Fernández C. El rincón del experto: Cannabis y enfermedad de Alzheimer [en línea]. Circunvalación del Hipocampo, agosto 2022 [Consulta: 4 de octubre de 2022]. Disponible en: https://www.hipocampo.org/rincon-del-experto/ExpertCase0037.asp.

Ir al comienzo

Ayúdenos a mejorar

Califique esta página:

Valoración (1 voto): 8/10

★★★★

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 15-8-2022.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia Internacional de Atribución 4.0 de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Sitio web creado por Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Email de contacto: hipocampo@hipocampo.org
Última actualización en el sitio web: 1-10-2022
Información sobre cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y los servicios que le ofrecemos. Al clicar en «Aceptar», o si continúa navegando, usted reconoce que ha leído y comprendido nuestra política de privacidad, y que acepta el uso de nuestras cookies.

- Leer la política de privacidad
- Navegadores compatibles