0.- Ir al contenido
Logos Hipocampo.org, Inicio Enlace externo a la SEN
Hipocampo.org - La Circunvalación del Hipocampo
  1. 53 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Entrevistas >
  5. Dra. Nina Gramunt Fombuena

Entrevistas temáticas WhatsApp Facebook Twitter

Dra. Nina Gramunt Fombuena

Invitada.

Dra. Nina Gramunt Fombuena

Neuropsicóloga y Doctora en Psicología, en la actualidad es la Directora Técnica del Área Social y de Divulgación de la Fundación Pasqual Maragall.

Tiene una larga trayectoria en la atención clínica y en la investigación en en la enfermedad de Alzheimer, como en el marco del estudio Alzheimer y Familias (estudio Alfa) para la detección precoz y la prevención de la enfermedad de Alzheimer, y ha participado muy activamente, cuando no liderado, la adaptación de relevantes instrumentos para la evaluación neuropsicológica de pacientes con Alzheimer.

El Área Social y de Divulgación de la Fundación Pasqual Maragall que la Dra. Gramunt dirige, ha elaborado unas recomendaciones dirigidas a la atención de personas con enfermedad de Alzheimer en la situación actual de confinamiento poblacional a causa de la enfermedad por coronavirus 2019 (Coronavirus Disease 2019, COVID-19), disponibles en su blog, y sobre estas versará la entrevista que le agradecemos nos haya concedido a La Circunvalación del Hipocampo.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Son necesarias medidas especiales de protección frente a COVID-19, adicionales a las más comunes, durante el confinamiento de personas con alzhéimer?

Dra. Gramunt Fombuena: Primero de todo, quiero agradeceros la invitación a participar en vuestro medio, de indudable calidad y rigor científico y experto con amplia difusión entre profesionales y otras personas interesadas en el ámbito de las demencias. Estamos viviendo un momento excepcional en el que la información dirigida a hacer la situación más llevadera tiene un gran valor.

Las autoridades sanitarias informan de que la afectación más grave de la COVID-19 se produce en personas mayores de 65 años y con patología cardiovascular previa (sobre todo, hipertensión e insuficiencia cardíaca) y, en menor grado, con patología respiratoria crónica y diabetes. Además, la mortalidad aumenta con la edad y es una enfermedad altamente transmisible. En muchos casos, una persona con alzhéimer encajará en este perfil y, por tanto, es particularmente vulnerable a la infección por coronavirus.

Sabemos que para prevenir la infección son clave una serie de pautas de higiene en el día a día, como el lavado de manos concienzudo y frecuente, el uso e inmediata colocación en la basura de pañuelos de papel, guardar cierto distanciamiento físico entre personas, etc. Por ser un colectivo especialmente vulnerable, pues, es imprescindible extremar con ellos estas indicaciones. No obstante, a su vez, el deterioro cognitivo que padecen probablemente dificultará su cumplimiento. Por tanto, las personas cuidadoras se ven ante un reto añadido en la cobertura de necesidades de su ser querido. Es recomendable recurrir a consignas claras y repetidas con toda la frecuencia que sea precisa, apoyándose también en mensajes escritos, carteles, dibujos, etc. que puedan facilitar el recordatorio de las indicaciones.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: En líneas generales, ¿cuáles deberían ser las líneas de actuación de familiares y cuidadores durante el confinamiento con personas con alzhéimer?

Dra. Gramunt Fombuena: El confinamiento supone una ruptura radical con las rutinas. A todos, las rutinas cotidianas nos confieren una estructura, una orientación y un sentido a nuestro día a día. A las personas con alzhéimer muy especialmente, puesto que ayudan a compensar algunas de las alteraciones cognitivas y conductuales que acompañan la evolución de la enfermedad, como la desorientación, la pérdida de iniciativa, la apatía, la agitación, etc. Por eso, es recomendable que uno de los primeros planteamientos ante esta nueva situación sea el crear nuevas rutinas, atendiendo a las limitaciones y restricciones que debemos cumplir y, por tanto, en el espacio domiciliario.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Cómo podemos suplir la falta de recursos y rutinas tan importantes como, p. ej., asistir a los centros de día?

Dra. Gramunt Fombuena: El hecho de que la persona con alzhéimer asista de forma regular a un centro de día dota de una estructura muy consistente a su día a día, así como al del cuidador principal. Ahora se ven ambos confinados en el domicilio, en el que en algunos casos convivirán también otros familiares, pero en otros no. La diversidad de escenarios es muy amplia y, por tanto, también lo será la necesidad de contar con más o menos recursos externos. Por ejemplo, en muchos casos, sea por el grado de dependencia de la persona con alzhéimer o por las limitaciones por edad o salud del cuidador principal, la ducha u otras acciones de higiene diaria se llevan a cabo en el centro de día. Ahora es probable que se precise de ayuda externa, sea provista por otros familiares o, si no es posible, por servicios sociales, como el servicio de atención domiciliaria (SAD).

A pesar de que pueda haber diferencias entre comunidades autónomas en cuanto a los servicios mínimos que deban ofrecer, los centros de día normalmente comunicarán a los servicios sociales de referencia aquellos usuarios en situación de vulnerabilidad para que se pueda garantizar su asistencia. También suelen facilitar un número de teléfono a las familias para que puedan contactar con ellos ante incidencias, para que el responsable del centro de día pueda llevar a cabo las gestiones oportunas para su resolución. Además, me consta que son muchos los centros de día desde los que se hace un seguimiento activo del estado de sus usuarios y que proporcionan recursos y propuestas de actividades para realizar en casa a través de sus páginas web, correo electrónico o, simplemente, mediante un contacto telefónico.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Cuáles son las rutinas más importantes que hay que mantener durante el confinamiento?; ¿podría sugerirnos rutinas nuevas, no habituales, que pudieran ser de utilidad?

Dra. Gramunt Fombuena: Como comentaba anteriormente las rutinas son clave para que el día a día tenga una estructura y sea más manejable. Por ello, es importante establecer unos horarios en los que, aunque dando margen a la flexibilidad, entre otras cosas, para atender incidencias varias, se procurarán unas horas regulares para, al menos, los principales hitos que marcan los diferentes tamos del día: levantarse, comer, cenar, higiene, e introducir entre medio períodos mínimamente planificados de actividad que, fundamentalmente, entretenga, además de procurar estimulación cognitiva y física. En pos de procurar en la medida de lo posible la prevención de la infección por coronavirus (y cualquier otra para minimizar la necesidad de atención sanitaria en estos días) incorporaremos el lavado de manos tras cada actividad, después de usar el wc, y antes de cada comida, además de en cualquier otro momento en que se hayan manipulado objetos, de sonarse, etc.

En cuanto a las actividades, es importante atender a los gustos y preferencias de cada persona, además, lógicamente, de al grado de afectación cognitiva que presente. Al margen de poder usar materiales con ejercicios de estimulación cognitiva para personas con deterioro cognitivo que puedan facilitar los centros de día, asociaciones o disponibles en internet, es muy recomendable aprovechar las tareas domésticas para incorporar actividad con sentido de utilidad: doblar ropa, coser, organizar cajones, tender… Pero también es muy importante realizar ejercicios suaves pero regulares que promuevan la actividad física: estiramientos, baile, movilidad de las articulaciones, incorporando también algo de fuerza y tonificación.

Por último, recordemos que las actividades llamadas de reminiscencia, aquellas que promueven la evocación de recuerdos y emociones (procurando la evocación de aspectos positivos) pueden ayudar a compartir momentos agradables de conexión afectiva con el ser querido enfermo. Para ello, podemos ayudarnos de la música relevante en su vida, así como de objetos que tengamos en casa con valencia emocional, fotografías, aromas o sabores.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: Esta situación supone indudablemente una sobrecarga adicional para el cuidador, ¿qué les recomendaría?

Dra. Gramunt Fombuena: La excepcionalidad de esta situación de alarma sanitaria y las medidas que, en su marco, se deben llevar a cabo, como la del confinamiento domiciliario, generan gran confusión e incertidumbre. En el caso de los cuidadores de personas con enfermedad de Alzheimer, se añade la preocupación por gestionar de la mejor manera posible el día a día. Todo ello puede conducir a elevados niveles de estrés y ansiedad. Es absolutamente comprensible, pero hay que procurar afrontar la situación desde la serenidad. Un primer consejo es evitar la sobreexposición a la información y dar solo credibilidad a aquella que provenga de fuentes oficiales.

La ansiedad y el estrés pueden provocar la disminución de las defensas y afectar al sistema inmunológico que, ahora precisamente, lo necesitamos bien fuerte. Los cuidadores han de poder encontrar espacios para sí mismos, aunque sean breves, que les ayuden a mejorar su bienestar. Es recomendable recurrir a técnicas de relajación y/o a actividades que a cada uno le resulten placenteras y, sobre todo, que le proporcionen unos ratos de evasión. Es crucial, asimismo, mantener el contacto con familiares y amigos externos a nuestro domicilio, tanto el contacto y el solicitar ayuda a los vecinos, como fomentar las conversaciones telefónicas o valerse de otros recursos de comunicación que permiten las tecnologías, en la medida en que se tengan disponibles, como las videollamadas, las redes sociales o el correo electrónico.

Es obvio que la situación actual no es agradable pero, como suele suceder en la mayoría de situaciones difíciles, de ella también se puede aprender y encontrar nuevas oportunidades. El impacto de la realidad, en parte, depende de cómo cada uno la perciba. Por ejemplo, podemos valorar la situación como una oportunidad para dedicar un tiempo de mayor calidad en la atención a nuestro familiar, sin prisas y manejando los tiempos sin presiones externas. Y, aunque aún no se pueda determinar el fin, recordar que es una situación temporal.

Ir al comienzo

Cómo citar esta entrevista:

Carnero-Pardo, C. Entrevista temática a la Dra. Nina Gramunt Fombuena: Alzhéimer y Confinamiento por COVID-19 [en línea]. Circunvalación del Hipocampo, marzo 2020 [Consulta: 30 de septiembre de 2020]. Disponible en: https://www.hipocampo.org/entrevistas/NinaGramuntFombuena.asp.

Ir al comienzo

Ayúdenos a mejorar

Califique esta página:

Valoración (7 votos): 10/10

★★★★★

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 26-3-2020.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia de Atribución 4.0 Internacional de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia de Atribución 4.0 Internacional de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Sitio web creado por Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Email de contacto: hipocampo@hipocampo.org
Última actualización en el sitio web: 15-9-2020

Información sobre cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación y los servicios que le ofrecemos. Al clicar en «Aceptar», o si continúa navegando, usted reconoce que ha leído y comprendido nuestra política de privacidad, y que acepta el uso de nuestras cookies.

Leer la política de privacidad

Navegadores compatibles