0.- Ir al contenido
Logos Hipocampo.org, Inicio Enlace externo a la SEN
Hipocampo.org - La Circunvalación del Hipocampo
  1. 141 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Entrevistas >
  5. Dra. Eider M. Arenaza Urquijo

Entrevistas temáticas WhatsApp Facebook Twitter

Dra. Eider M. Arenaza Urquijo

Invitado.

Dra. Eider Arenaza Urquijo

La Dra. Eider M. Arenaza Urquijo es licenciada en Psicología por la Universidad de Deusto (Bilbao), máster en Neurociencias y doctora en el programa de Medicina en la Universidad de Barcelona.

Ha desarrollado su actividad en el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia (INSERM, Caen, Normandía, Francia), en la Universidad de California (Berkeley, California, EEUU) y en la Clínica Mayo (Rochester, Minnesota, EEUU). Actualmente es investigadora en el Proyecto Alzheimer y Familias (ALFA) del Barcelonabeta Brain Research Center, de la Fundación Pasqual Maragall (Barcelona, España).

Su campo de interés se centra en la comprensión de los mecanismos cerebrales y estilos de vida asociados con la resiliencia y la resistencia a desarrollar la enfermedad de Alzheimer; para ello combina estudios de imagen multimodal (resonancia magnética y tomografía de emisión de positrones) con evaluaciones cognitivas y de estilos de vida.

Es presidenta del Grupo Asesor sobre estilos de vida e intervenciones no farmacológicas del European Prevention of Alzheimer's Dementia (EPAD) y Presidenta de Comunicación del Programa «Reserve, resilience and protective factors» de la International Society to Advance Alzheimer´s Research and Treatment (ISTAART) de la Alzheimer´s Association.

Le agradecemos mucho que nos haya dedicado un poco de su escaso y valioso tiempo y nos haya concedido esta entrevista.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Qué es la resiliencia a la enfermedad de Alzheimer?

Dra. Arenaza: El término de resiliencia a la enfermedad de Alzheimer surge de la observación de que alrededor de un 30% de personas de edad avanzada presentan las lesiones patológicas de la enfermedad de Alzheimer en el cerebro pero no desarrollan deterioro cognitivo o demencia, es decir, continúan funcionando normalmente hasta el final de su vida.

Así, el término resiliencia a la enfermedad de Alzheimer hace referencia a los mecanismos cerebrales que permiten hacer frente a las lesiones cerebrales de la enfermedad y posponer o incluso prevenir sus consecuencias negativas. Estos mecanismos dependen en parte de factores que podemos modificar, como el estilo de vida. Es decir, con estilos de vida más saludables, estos mecanismos se pueden fomentar.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Qué es la resistencia a la enfermedad de Alzheimer?

Dra. Arenaza: Hay dos grandes vías que permiten mantener la función cognitiva en edades avanzadas: la primera es no desarrollar lesiones patológicas (resistencia), la segunda es que a pesar de presentar lesiones patológicas el cerebro pueda hacerles frente y mantener su función (resiliencia).

El concepto de resistencia a la enfermedad de Alzheimer surge de la observación de que hay personas que incluso presentando una susceptibilidad genética para desarrollar las lesiones de la enfermedad, no las presentan. Esto nos hace pensar que hay factores modificables que pueden jugar un papel importante en el desarrollo de las lesiones patológicas (β-amiloide y tau) y por tanto pueden favorecer o ralentizar este proceso. Los factores que ralentizan el proceso patológico, son los que están asociados a la resistencia.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Qué papel juega la resiliencia en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer?

Dra. Arenaza: Para entender el papel que juega la resiliencia, es importante entender cómo se desarrolla la enfermedad de Alzheimer: el primer cambio patológico es la acumulación de la proteína β-amiloide en el cerebro, que puede ocurrir décadas antes de que empiecen los problemas de memoria. Posteriormente se acumula la proteína tau. Estas lesiones causarán la pérdida de estructura y función neuronal. Finalmente, se perderá la capacidad para recordar, razonar y pensar (el deterioro cognitivo y la demencia).

Es importante destacar que las lesiones patológicas de la enfermedad —la acumulación de las proteínas β-amiloide y tau— son necesarias pero no suficientes para causar un deterioro de la memoria. Es necesario un daño extenso de la estructura y función cerebral para que el cerebro pierda la capacidad de funcionar normalmente. Con el estudio de la resiliencia queremos entender qué factores contribuyen a preservar o mejorar la estructura y función cerebral para que, en el caso de que aparezcan las lesiones patológicas de la enfermedad, el cerebro sea capaz de hacerles frente y mantener su funcionamiento normal.

Podríamos imaginar que cada evento patológico de la enfermedad es una pieza de dominó. Cuando cae la primera pieza empieza un efecto dominó que culmina con la pérdida de las capacidades intelectuales de la persona. Con el estudio de la resiliencia queremos entender qué factores pueden parar o retrasar ese efecto dominó.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Qué papel juega la resistencia en la enfermedad de Alzheimer?

Dra. Arenaza: El concepto de resistencia aplicado a la enfermedad de Alzheimer es relativamente nuevo y está ligado a uno de los avances más importantes en el campo: el desarrollo de técnicas de imagen que nos permiten detectar la acumulación de las proteínas β-amiloide y tau en el cerebro. Hasta hace poco, esto solo era posible en estudios de autopsia, es decir, después de que la persona falleciese.

La disponibilidad de estas técnicas ha supuesto importantes avances. Podemos detectar las lesiones de la enfermedad de Alzheimer en personas que no tienen síntomas, en una fase temprana de la enfermedad, que denominamos preclínica (antes de la aparición de los síntomas). Por otra parte, esta detección temprana nos permite entender los factores que juegan un papel importante en la aparición y el desarrollo de las lesiones de la enfermedad (acumulación de la proteína β-amiloide y tau). Todavía estamos empezando a entender el rol de estos factores, algunos de ellos modificables, en el desarrollo de la patología, pero los resultados son prometedores.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Qué relación hay entre resiliencia y los conceptos de resistencia y reserva?

Dra. Arenaza: Todos hacen referencia a diferentes mecanismos que contribuyen a mantener un funcionamiento cerebral óptimo en edades avanzadas, en definitiva, a conseguir un envejecimiento saludable.

Entonces, ¿por qué son necesarios los diferentes conceptos? En investigación, entender los diferentes mecanismos es importante porque nos ayuda a hilar más fino, entender cuándo actúa cada factor protector. Por ejemplo, sabemos que la actividad mental, la actividad física o una buena salud mental reducen el riesgo de desarrollar una demencia en edades avanzadas. Volviendo al efecto dominó, esto nos indicaría que un factor específico paró el efecto dominó, pero, ¿en qué momento de la cadena actuó ese factor? Entender esto es fundamental en vista al desarrollo de estrategias de prevención. Como he comentado anteriormente, el desarrollo de la enfermedad es un proceso largo, por lo tanto tenemos que entender cuándo intervenir en un factor determinado va a tener un efecto más beneficioso.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Qué mecanismos subyacen a estos fenómenos?, ¿son comunes o específicos para cada uno de ellos?

Dra. Arenaza: Actualmente, varios grupos de expertos internacionales estamos trabajando para definir un marco teórico que nos permita definir mejor estos conceptos, avanzar en el conocimiento de los mecanismos y sobre todo cómo podemos fomentarlos. Personalmente, diferencio entre mecanismos de resiliencia y resistencia. Entiendo que la reserva es un mecanismo de resiliencia.

Como decía, hay dos grandes vías para entender por qué algunas personas mantienen la función cognitiva en edades muy avanzadas: estas personas no desarrollan lesiones patológicas (resistencia), o las presentan, pero su cerebro está «más preparado» para hacerles frente (resiliencia). El segundo caso, puede ocurrir por diferentes razones: la persona ha nacido con una mayor reserva cerebral, es decir con un mayor número de neuronas y conexiones. Pero también porque ha sido capaz de mantener esa reserva durante el tiempo con estilos de vida más sanos. Finalmente, también puede ocurrir que el cerebro de estas personas sea capaz de responder mejor a las lesiones patológicas y mantener su función. Los mecanismos de resiliencia por tanto son variados, uno de ellos es la reserva.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Cuáles son los mecanismos de resistencia a la enfermedad de Alzheimer?

Dra. Arenaza: Recordemos de manera sencilla el orden de los eventos patológicos: acumulación de la proteína β-amiloide y tau, pérdida de estructura y función cerebral y pérdida de habilidades cognitivas.

Los mecanismos que subyacen a la resistencia tienen que ver con los primeros eventos patológicos, son aquellos mecanismos que facilitan la eliminación de las proteínas β-amiloide y tau del cerebro. Con el estudio de la resistencia a la enfermedad de Alzheimer queremos entender la contribución de, sobre todo, factores modificables a estos mecanismos. Por ejemplo, durante el sueño se activa un mecanismo que ayuda a eliminar los desechos acumulados durante el día, incluido el exceso de β-amiloide. Así, varios estudios han mostrado que un sueño más reparador está asociado con un menor nivel de β-amiloide. En mis estudios, también hemos mostrado que una mayor actividad intelectual se asocia a una menor deposición de β-amiloide. Diversos estudios han mostrado que una mayor actividad neuronal se asocia con una mayor producción de β-amiloide. Aunque los resultados puedan parecer poco intuitivos, lo que creemos que ocurre es que un cerebro expuesto a mayor actividad intelectual se vuelve más eficiente. Por tanto, con menos esfuerzo (menos actividad neuronal) puede realizar su función. Esto podría explicar que muestren menos deposición de amiloide.

Otro factor que podría estar ligado a la resistencia a la acumulación de la proteína tau es el estrés. Estudios en animales muestran que la respuesta al estrés podría jugar un papel importante en la acumulación patológica de la proteína tau. En un estudio que publicaremos dentro de poco mostramos por primeva vez una asociación entre estrés y tau en humanos.

Estos resultados son recientes y todavía no entendemos completamente el rol de estos factores en el desarrollo de la enfermedad También es importante recordar que la realidad de la enfermedad de Alzheimer es muy compleja y estos factores representan sólo una contribución más.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Cuáles son los mecanismos de resiliencia a la enfermedad de Alzheimer?

Dra. Arenaza: Los mecanismos de resiliencia tienen que ver con la estructura y función cerebral. En mis estudios anteriores hemos observado que las personas con más años de estudios tienen una estructura y función cerebral más preservada en edades avanzadas. Es importante señalar que también mostramos que las personas mayores de 65 años que realizaban actividades intelectuales (por ejemplo, leer, ir a la biblioteca, jugar a juegos de mesa, etc.) y actividad física de manera frecuente mostraban una estructura cerebral más preservada. Lo interesante de los mecanismos de resiliencia es que se pueden fomentar a lo largo de la vida o incluso cuando la proteína β-amiloide ya se ha empezado a acumular. Una persona con un cerebro más preservado a nivel de estructura y función tendrá más recursos para hacer frente a las lesiones de la enfermedad.

Por dar dos ejemplos concretos, hay estudios que muestran hasta 8 años de retraso en la pérdida de capacidad para recordar en personas con más años de estudios. Un estudio reciente, también ha mostrado que incluso en personas que ya muestran niveles elevados de β-amiloide, los mecanismos de resiliencia pueden fomentarse y atrasar sus consecuencias en las habilidades cognitivas. Este tipo de estudios son muy necesarios.

Por otra parte, también estamos intentando identificar marcadores de resiliencia cerebral, es decir, qué áreas cerebrales son fundamentales para la resiliencia. En un estudio que realicé el año pasado, estudiamos a personas mayores que mantienen su función cognitiva normal a partir de los 80 años (hasta 10 años después). Pudimos identificar áreas cerebrales específicas que se asociaban a un mantenimiento de la función cognitiva en estas personas. Fue interesante ver que cuando estudiamos estas áreas cerebrales en un grupo diferente de personas, estas áreas se asociaban con una mejor función cognitiva, incluso en presencia de altos niveles de β-amiloide.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: El cerebro con resiliencia, resistencia o reserva, ¿nace o se hace?

Dra. Arenaza: Tanto la resiliencia como la resistencia tienen un componente genético y un componente ambiental, es decir que se puede modificar. Incluso con una herencia genética desfavorable, sabemos que el estilo de vida puede marcar la diferencia. Fomentar estos mecanismos es especialmente importante en personas con un componente genético desfavorable.

Circunvalación del Hipocampo: ¿Cabe pensar que fomentar estos mecanismos podría ser una posible vía terapéutica?

Dra. Arenaza: Fomentar estos mecanismos puede contribuir a prevenir o retrasar la aparición de enfermedad. Sin embargo, la realidad de la enfermedad de Alzheimer es compleja ya que está causada por múltiples factores. Cada vez hay más estudios de intervención de estilos de vida, para fomentar los mecanismos de resiliencia, resistencia y reserva. Algunos de estos estudios ya han dado resultados positivos.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Qué proyectos estás realizando para estudiar los mecanismos de resiliencia, resistencia y reserva?

Dra. Arenaza: En el contexto del estudio ALFA de la Fundación Pasqual Maragall, en enero comenzaré un proyecto de 3 años financiado por la Alzheimer’s Association para estudiar la resistencia y la resiliencia a la enfermedad. Los participantes del estudio son personas de entre 45 y 65 años que tienen uno o dos padres afectados por la enfermedad de Alzheimer. Al ser una población con más riesgo pero jóvenes vamos a poder detectar cambios patológicos incipientes y evaluar qué factores se asocian con estos cambios. El estudio ALFA representa una oportunidad única para poder entender bien los factores que juegan un papel temprano en el curso de la enfermedad.

Ir al comienzo

Circunvalación del Hipocampo: ¿Qué recomendaría a nuestros lectores para fomentar su resiliencia, resistencia y reserva?

Dra. Arenaza: Es importante mantenerse activo física, intelectual y socialmente. Mantener una buena calidad de sueño y una dieta equilibrada. Regular el estrés y mantener una buena salud mental. Controlar los factores de riesgo vascular (obesidad, hipertensión, etc.). Todos los factores asociados con un estilo de vida más saludable fomentan estos mecanismos.

Aunque en investigación con frecuencia estudiamos estos factores de manera individual, en la vida real con frecuencia van de la mano. Por ejemplo, realizar actividad física puede tener efectos beneficiosos en la salud mental y en la calidad de sueño. Igualmente comenzar a hacer ejercicio físico puede motivarnos a llevar una dieta más equilibrada. Lo que quiero decir es que realizar cambios en una de estas facetas puede ser la llave para mejorar otros aspectos. Por otra parte, es importante destacar que mejorar nuestro estilo de vida en edades avanzadas también tiene efectos beneficiosos. Por tanto el mensaje es que realizar cambios de estilo de vida a positivo siempre es bueno y nunca es tarde.

En los próximos años veremos avances hacia recomendaciones más personalizadas donde teniendo en cuenta nuestro riesgo individual podremos saber qué tipo de cambio nos beneficiará más.

Ir al comienzo

Bibliografía recomendada

  • Arenaza-Urquijo EM, Vemuri P. Resistance vs resilience to Alzheimer disease: Clarifying terminology for preclinical studies. Neurology 2018;90:695–703.
  • Arenaza-Urquijo EM, Przybelski SA, Lesnick TL, et al. The metabolic brain signature of cognitive resilience in the 80+: beyond Alzheimer pathologies. Brain 2019;142:1134–1147.
  • Arenaza-Urquijo EM, Fouquet M, Gonneaud J, et al. Interaction between years of education and APOE E4 status in cognitively normal subjects: A multimodal neuroimaging study. Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association 2014;10:P141.
  • Arenaza-Urquijo EM, Bejanin A, Gonneaud J, et al. Association between educational attainment and amyloid deposition across the spectrum from normal cognition to dementia: neuroimaging evidence for protection and compensation. Neurobiology of Aging. Electronic publication (Epub) 2017; 59:72-79.
  • Arenaza-Urquijo EM, de Flores R, Gonneaud J, et al. Distinct effects of late adulthood cognitive and physical activities on gray matter volume. Brain Imaging and Behavior 2017;11:346–356.
  • Stern Y. What is cognitive reserve? Theory and research application of the reserve concept. Journal of the International Neuropsychological Society 2002;8:448–460.
  • Landau SM, Marks SM, Mormino EC, et al. Association of Lifetime Cognitive Engagement and Low β-Amyloid Deposition. Archives of Neurology. Epub 2012 Jan 23.
  • Jagust WJ, Mormino EC. Lifespan brain activity, β-amyloid, and Alzheimer’s disease. Trends in Cognitive Sciences (Regular Edition) 2011;15:520–526.
  • Vemuri P, Lesnick TG, Przybelski SA, et al. Effect of intellectual enrichment on AD biomarker trajectories: Longitudinal imaging study. Neurology 2016;86:1128–1135.
  • Rabin JS, Klein H, Kirn DR, et al. Associations of Physical Activity and β-Amyloid With Longitudinal Cognition and Neurodegeneration in Clinically Normal Older Adults. Journal of the American Medical Association - Neurology. Epub 2019 Jul 16.
  • Wirth M, Villeneuve S, La Joie R, Marks SM, Jagust WJ. Gene-Environment Interactions: Lifetime Cognitive Activity, APOE Genotype, and Beta-Amyloid Burden. Journal of Neuroscience 2014;34:8612–8617.
  • Barnes DE, Yaffe K. The projected effect of risk factor reduction on Alzheimer’s disease prevalence. Lancet Neurology 2011;10:819–828.
  • Dekhtyar S, Marseglia A, Xu W, Darin-Mattsson A, Wang H-X, Fratiglioni L. Genetic risk of dementia mitigated by cognitive reserve: A cohort study. Annals of Neurology 2019;86:68–78.

Ir al comienzo

Cómo citar esta entrevista:

Carnero-Pardo, C. Entrevista temática a la Dra. Eider M. Arenaza Urquijo: Las 3 «R» frente a la Enf. Alzheimer: Resiliencia, Resistencia y Reserva [en línea]. Circunvalación del Hipocampo, diciembre 2019 [Consulta: 8 de abril de 2020]. Disponible en: https://www.hipocampo.org/entrevistas/EArenazaUrquijo.asp.

Ir al comienzo

Ayúdenos a mejorar

Califique esta página:

Valoración (8 votos): 10/10

★★★★★

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 15-12-2019.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia de Atribución 4.0 Internacional de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia de Atribución 4.0 Internacional de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Sitio web creado por Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Email de contacto: hipocampo@hipocampo.org
Última actualización en el sitio web: 1-4-2020