[0] Ir a contenido
Logos Logo Aval
  1. 177 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Artículos >
  5. Hipertensión en la vejez y neuropatología de alzhéimer

Artículos y noticias WhatsApp Facebook Twitter

Hipertensión en la vejez y neuropatología de alzhéimer

Esfigmomanómetro.

Tensiómetro digital

© iStock.com/FreezeFrameStudio

Un estudio necrópsico recién publicado en la revista Neurology demuestra que cuanto mayor es la presión arterial durante la vejez, mayor es la presencia de infartos cerebrales y lesiones típicas de la enfermedad de Alzheimer (EA), especialmente de ovillos neurofibrilares.

Se trata de un estudio clínico-patológico derivado de estudios comunitarios prospectivos de cohorte con diseños y sistemas de recogida de datos similares.

Se obtuvieron anualmente mediciones de la presión arterial sistólica (PAS) y diastólica (PAD) durante una media de 8 años de seguimiento, y la evaluación neuropatológica post mortem reflejó la presencia de enfermedades propias del envejecimiento. El estudio incluyó 1288 participantes, con una media de edad de 88,6 años y un 65% de mujeres. El promedio estandarizado para la PAS a lo largo del estudio fue de 134 mm de Hg, y el de la PAD 71 mm de Hg.

Las probabilidades de infartos cerebrales aumentaron paralelamente a la presión arterial. Por cada desviación estándar sobre la media, aumentó un 46% la probabilidad de tener uno o más infartos cerebrales y, más concretamente, un 46% más la presencia de infartos grandes y un 36% más la presencia de microinfartos.

Además, una curva más rápida de declive de la PAS a lo largo del tiempo aumentaba las probabilidades de uno o más infartos. En cambio, en el caso de la PAD era la media, y no la curva de declive, lo que se asociaba a infartos cerebrales.

La neuropatología de EA mostró una asociación a una mayor PAS media, con un mayor número de ovillos neurofibrilares, sin que hubiese cambios en el número de placas de amiloide u otras lesiones típicas, y sin que se hallase relación entre las lesiones cerebrales típicas de la EA y los cambios de la presión arterial a lo largo del tiempo.

En sus conclusiones, los autores indican:

«Un promedio más alto de PAS y PAD en la vejez, y una reducción más rápida de la PAS de forma independiente, están asociadas a un creciente número de infartos cerebrales, tanto grandes como microinfartos. Encontramos alguna evidencia para una relación entre la PAS y la EA, concretamente en los ovillos neurofibrilares. Tanto el promedio de la presión arterial como su declive están relacionados con enfermedad cerebral».

Referencia bibliográfica: Zoe Arvanitakis, Ana W. Capuano, Melissa Lamar, Raj C. Shah, Lisa L. Barnes, David A. Bennett, and Julie A. Schneider. Late-life blood pressure association with cerebrovascular and Alzheimer disease pathology. Neurology 2018; digital object identifier (doi): 10.1212/WNL.0000000000005951.

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 17-7-2018.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia de Atribución 4.0 Internacional de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Este sitio web es seguro
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia de Atribución 4.0 Internacional de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Suscribimos los Principios del Código de Salud HONcode, compruébelo aquí.
Autores: Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Última actualización en el sitio web: 7-10-2018