[0] Ir a contenido
Logos Logo Aval
  1. 105 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Artículos >
  5. Beneficios del ejercicio en el deterioro cognitivo leve

Artículos y noticias WhatsApp Facebook Twitter

Beneficios del ejercicio físico en el deterioro cognitivo leve

Entrenando.

Entrenamiento físico

© iStock.com/kzenon

El ejercicio físico regular probablemente mejore el funcionamiento cognitivo, de acuerdo con las conclusiones de la nueva Guía de Práctica Clínica sobre Deterioro Cognitivo Leve (DCL) elaborada por la Academia Americana de Neurología (AAN).

Esta nueva Guía es la actualización oficial de la preexistente sobre el mismo tema, publicada en 2001.

El grupo de elaboración de la Guía ha revisado de forma sistemática los artículos sobre prevalencia, pronóstico y tratamiento del DCL conforme a los criterios de clasificación de la AAN, y ha basado sus recomendaciones en el nivel de evidencia y en el Consenso de Delphi —técnica de comunicación estructurada, desarrollada como un método sistemático e interactivo de predicción, que se basa en un jurado de expertos— modificado.

La prevalencia de DCL era del 6,7% entre los 60 y 64 años de edad, del 8,4% entre los 65 y los 69, del 14,8% entre los 75 y los 79 y del 25,2% para el tramo comprendido entre los 80 y los 84 años de edad.

La incidencia acumulada de demencia era del 14,9% entre los individuos con DCL mayores de 65 años que habían sido seguidos evolutivamente durante 2 años.

No existe evidencia de alta calidad que apoye el tratamiento farmacológico para el DCL. El entrenamiento de ejercicio físico (en programas de 6 meses) en pacientes con DCL probablemente mejore las mediciones cognitivas, y es posible que el entrenamiento cognitivo también las mejore.

Las principales recomendaciones para los clínicos en esta nueva Guía son:

  1. Deberían valorar la posible presencia de DCL con herramientas validadas y en contextos adecuados (evidencia de nivel B).
  2. Deberían evaluar a los pacientes con DCL en búsqueda de factores de riesgo modificables, examinando el deterioro funcional y valorando y tratando los síntomas conductuales / neuropsiquiátricos (nivel B).
  3. Deberían monitorizar en el tiempo el estado cognitivo de los pacientes con DCL (nivel B).
  4. Los medicamentos que producen deterioro cognitivo deberían ser interrumpidos siempre que sea posible, y los síntomas conductuales deberían ser tratados (nivel B).
  5. No deberían ofrecer inhibidores de la colinesterasa a estos pacientes (nivel B); en caso de ofrecérselos, tendrían primero que discutir la ausencia de evidencia sobre su eficacia (nivel A).
  6. Deberían recomendar ejercicio físico regular (nivel B).
  7. Podrían recomendar entrenamiento cognitivo (nivel C).
  8. Deberían informar sobre el diagnóstico, pronóstico, planificación a largo plazo y ausencia de opciones farmacológicas efectivas (nivel B), y podrían discutir con pacientes y familiares el estudio de biomarcadores (nivel C).

Referencia bibliográfica: Ronald C. Petersen, Oscar Lopez, Melissa J. Armstrong, Thomas S.D. Getchius, Mary Ganguli, David Gloss et al. Practice guideline update summary: Mild cognitive impairment. Report of the Guideline Development, Dissemination, and Implementation Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology 2017; digital object identifier (doi): 10.1212/WNL.0000000000004826.

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 1-1-2018.
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia de Atribución 4.0 Internacional de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Este sitio web es seguro
Todos los contenidos de este sitio web se encuentran bajo una Licencia de Atribución 4.0 Internacional de Creative Commons (CC BY 4.0), salvo donde se indique otra cosa explícitamente.
Suscribimos los Principios del Código de Salud HONcode, compruébelo aquí.
Autores: Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Última actualización en el sitio web: 13-9-2018