[0] Ir al contenido
Logos Logo Aval
  1. 102 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Artículos >
  5. ¿Conserva su vigencia el Mini–Mental?

Artículos y noticias

¿Conserva su vigencia el Mini–Mental?

Test.

Cumplimentando test

El Mini–Mental State Examination (MMSE), popularmente conocido como «Mini–Mental», es un test inicialmente concebido por sus autores para examinar y hacer el seguimiento del estado mental de pacientes psiquiátricos hospitalizados, que posteriormente se popularizó como test de cribado cognitivo.

Los test de cribado cognitivo son herramientas que nos permiten evaluar de manera sistematizada el estado cognitivo de un individuo, con la suficiente capacidad para discriminar razonablemente entre personas cognitivamente normales y aquellas con posible deterioro cognitivo o demencia, a las que habrá que estudiar más detenidamente para confirmar o no la sospecha diagnóstica.

No están diseñados, pues, para dictaminar un diagnóstico de deterioro cognitivo o demencia, sino para seleccionar a aquellas personas con más probabilidad de padecer tales trastornos, al igual que el uso correcto de un fonendoscopio puede ayudar, por ejemplo, a que un profesional experimentado discrimine entre un sujeto respiratoriamente sano y aquél con un determinado proceso respiratorio, teniendo que confirmar después sus sospechas mediante un estudio más completo del individuo examinado.

El Mini–Mental ha tenido una vasta difusión, habiendo sido traducido a más de 50 idiomas y siendo hoy día la herramienta de cribado cognitivo más utilizada, pero, ¿responde hoy realmente el Mini–Mental a las expectativas que se le atribuyen?

Dos artículos recientemente publicados en España ponen en cuestión el rendimiento y la idoneidad del Mini–Mental como test de cribado cognitivo, especialmente al compararlo con otras herramientas de cribado cognitivo más modernas, breves, ecológicas y baratas.

El primero de estos artículos, publicado en la revista Atención Primaria (Aten Primaria), evalúa la utilidad diagnóstica del Mini–Mental (con y sin factor de corrección en función del nivel educativo del sujeto) en la detección del deterioro cognitivo en Atención Primaria de Salud, tratando de determinar asimismo las mejores condiciones de aplicación del test para este fin.

Para ello se revisaron los resultados de dos estudios previos, con una muestra total de 360 sujetos de las ciudades españolas de Madrid y Granada. A los individuos incluidos en esos estudios se les había aplicado el Mini–Mental como test de cribado cognitivo, y todos los casos habían sido enviados a continuación a la Unidad Especializada de Deterioro Cognitivo de referencia, independientemente del resultado obtenido.

En las citadas Unidades se les realizó a todos los sujetos participantes un completo estudio por parte de especialistas expertos en deterioro cognitivo y demencia, para comparar la sospecha emanada de la aplicación del Mini–Mental en Atención Primaria con el diagnóstico cognitivo final o diagnóstico de «patrón oro». Ambos estudios fueron realizados a doble ciego.

En sus conclusiones, los autores afirman que

«El Mini–Mental tiene una utilidad diagnóstica discreta para la detección de deterioro cognitivo en Atención Primaria, que no mejora con la corrección de las puntuaciones por edad y nivel educativo; el mejor punto de corte es 22–23, inferior al habitualmente recomendado».

El acceso a este artículo es abierto, y puede leerlo usted íntegramente de manera gratuita.

En el segundo artículo, publicado en línea en la web de la revista Neurología, órgano oficial de la Sociedad Española de Neurología, su autor se pregunta abiertamente si ha llegado la hora de jubilar al Mini–Mental, agradeciéndole, eso sí, los servicios prestados.

El autor lleva a cabo un análisis de las cualidades neuropsicológicas del Mini–Mental como test de cribado cognitivo, pero se centra también detenidamente en su valor discriminatorio, su valor ecológico y su relación coste / eficacia, sin olvidar el hecho de que desde hace más de 10 años el Mini–Mental es un test no gratuito, dato lamentablemente desconocido por muchos de sus usuarios. Desde 2001 está sujeto a Copyright en todo el Mundo, con lo que su uso es gravoso o fraudulento, según se abone su importe (alrededor de 1 € por aplicación) o se utilice de forma «pirata», conscientemente o no.

El autor de este segundo artículo concluye que

«Es hora de reconocerle al Mini–Mental el importante papel que ha desempeñado en la Historia de la Medicina y concederle una merecida y honrosa jubilación, dando paso a instrumentos más breves, fáciles y baratos, que puedan ser aplicados libremente a todos los individuos y que sean más eficientes y justos».

Referencias bibliográficas:

Cristóbal Carnero Pardo, Isabel Cruz Orduña, Beatriz Espejo Martínez, Salvador Cárdenas Viedma, Pedro Torrero García y Javier Olazarán Rodríguez. Efectividad del Mini–Mental en la detección del deterioro cognitivo en Atención Primaria. Aten Primaria 2013; Digital object identifier (doi): 10.1016/j.aprim.2013.04.009.

C. Carnero Pardo. ¿Es hora de jubilar al Mini–Mental? Neurología 2013; doi: 10.1016/j.nrl.2013.07.003.

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 29–10–2013.
El uso de este sitio web es seguro
Los contenidos de Circunvalación del Hipocampo están bajo una Licencia Creative Commons, salvo cita expresa de otros derechos.
Nosotros suscribimos los Principios del Código de Salud HONcode, puede comprobarlo usted aquí.
Autores: Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Última actualización en el sitio web: 1–12–2016
Contacto: hipocampo@hipocampo.org