[0] Ir al contenido
Logos Logo Aval
  1. 52 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Artículos >
  5. Asociación de la clusterina plasmática con la gravedad del alzhéimer

Artículos y noticias

Asociación de la clusterina plasmática con la gravedad del alzhéimer

Encéfalo.

Corte sagital medio del encéfalo

Las concentraciones elevadas de clusterina plasmática se correlacionan con el desarrollo, la gravedad y la progresión de la enfermedad de Alzheimer (EA), de acuerdo con los resultados de un estudio que se publica en el último ejemplar de la revista Archives of General Psychiatry (Arch Gen Psychiatry).

Algunos compartimentos periféricos, entre ellos la sangre y el líquido cefalorraquídeo (LCR), muestran signos que reflejan los cambios neuropatológicos de la EA. En el caso del LCR, esos signos incluyen un descenso en los niveles de β-Amiloide y un incremento de las concentraciones de proteína τ tanto total como fosforilada, reflejando respectivamente el secuestro del amiloide en forma de placas y la degeneración neurofibrilar.

De manera similar, son numerosos los artículos que sugieren que las concentraciones plasmáticas de varios metabolitos y proteínas podrían representar una respuesta a cambios neuropatológicos en la EA, aunque esos hallazgos no han podido ser reproducidos aún de manera concluyente.

Los avances en los métodos de análisis nos aportan un nuevo reto en los estudios caso-control, generando a menudo datos que muestran numerosos parámetros analíticos que se expresan de manera diferencial en los pacientes con EA. Sin embargo, ha sido difícil validar estos resultados con métodos alternativos en poblaciones independientes de pacientes. Además, estos estudios ignoran la heterogeneidad clínica de la progresión de la enfermedad en la EA, en la que algunos pacientes muestran un rápido declive cognitivo, mientras que otros se mantienen relativamente estables o progresan lentamente.

Los autores han realizado este estudio con pacientes con EA, sujetos con deterioro cognitivo leve, y controles sanos, todos ellos pertenecientes a un estudio multicéntrico europeo (AddNeuroMed) y al Baltimore Longitudinal Study of Aging. En todos los casos se han llevado a cabo evaluaciones clínicas estándar y pruebas de neuroimagen estructural, y se ha comprobado la asociación entre las proteínas plasmáticas estudiadas y la atrofia cerebral, la gravedad de la enfermedad y el ritmo de la progresión clínica. Se realizaron además estudios de extensión, tanto en humanos como en ratones transgénicos, para comprobar la asociación entre proteínas plasmáticas y amiloide cerebral.

En sus resultados, los investigadores comprobaron que la proteína plasmática clusterina (Apolipoproteína J) estaba asociada a la atrofia del córtex entorrinal, a la gravedad basal de la enfermedad y a una progresión rápida de la enfermedad. Los niveles elevados de clusterina fueron predictivos de una mayor carga de amiloide, y de degeneración neurofibrilar en el lóbulo temporal medio. Los ratones transgénicos utilizados en el estudio mostraron niveles altos de clusterina plasmática, un incremento de la clusterina cerebral dependiente de la edad, y una co-localización de clusterina y de amiloide en placas.

En opinión de los autores,

«Estos resultados demuestran un importante papel de la clusterina en la patogénesis de la EA, y sugieren que las alteraciones en las proteínas-carabina del amiloide pueden ser una firma biológicamente relevante de la EA».

Referencia bibliográfica: Madhav Thambisetty, Andrew Simmons, Latha Velayudhan, Abdul Hye, James Campbell, Yi Zhang et álii (et ál.). Association of Plasma Clusterin Concentration With Severity, Pathology, and Progression in Alzheimer Disease. Arch Gen Psychiatry 2010;67:739-748.

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 8-7-2010.
El uso de este sitio web es seguro
Los contenidos de Circunvalación del Hipocampo están bajo una Licencia Creative Commons, salvo cita expresa de otros derechos.
Nosotros suscribimos los Principios del Código de Salud HONcode, puede comprobarlo usted aquí.
Autores: Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Última actualización en el sitio web: 1–12–2016
Contacto: hipocampo@hipocampo.org