[0] Ir al contenido
Logos Logo Aval SFacebook STwitter
  1. 9 usuarios conectados -
  2. Está usted en:
  3. Inicio >
  4. Artículos >
  5. Tratar el alzhéimer con inmunoglobulinas

Artículos y noticias

Tratamiento del alzhéimer con inmunoglobulinas

Placa amiloide.La revista Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry incluye en su último número una comunicación breve sobre el tratamiento con una infusión intravenosa de Inmunoglobulinas G (IgG) conteniendo anti-β-Amiloide a un grupo de pacientes con enfermedad de Alzheimer, con resultados esperanzadores. Los investigadores han conseguido con este tratamiento no sólo una reducción de los niveles de β-Amiloide en el LCR (líquido cefalorraquídeo), sino también una mejoría o -al menos- una estabilización cognoscitiva de los pacientes.

En estudios previos se ha comprobado que la inmunización tanto activa como pasiva puede mitigar la histopatología de las placas de amiloide en modelos murinos de enfermedad de Alzheimer. Por otra parte, recientemente se ha demostrado la presencia, en las preparaciones intravenosas de inmunoglobulinas IgG humanas, de anticuerpos frente al β-Amiloide que reconocen e inhiben específicamente los efectos neurotóxicos del mismo.

En el presente estudio, los autores reclutaron a un total de 5 pacientes con enfermedad de Alzheimer, a los que administraron por vía intravenosa una dosis de 0.4 g/kg de IgG (0.4 g de IgG por cada kg de peso del paciente) durante 3 días consecutivos, cada 4 semanas, a lo largo de 6 meses. Tanto al inicio del protocolo como al terminarlo a los 6 meses, se realizaron en cada paciente mediciones de β-Amiloide total y de β-Amiloide1-42 tanto en el LCR como en el suero, y se efectuaron evaluaciones cognoscitivas mediante la ADAS-Cog (Alzheimer's Disease Assessment Scale - Cognitive subscale) y el CERAD (Consortium to Establish a Registry for Alzheimer's Disease). A los pacientes que venían tomando previamente medicación específica para su demencia se les permitió continuar con ella, siempre y cuando se hubiesen mantenido estables durante los 6 meses previos al inicio de este estudio.

Los autores comprobaron que, tras los 6 meses de tratamiento, los niveles de β-Amiloide total en el LCR se habían reducido en un 30.1% como promedio en comparación con los niveles del comienzo. Además, los niveles de β-Amiloide total en el suero habían aumentado como promedio un 233%, mientras que no se habían producido cambios significativos en los niveles de β-Amiloide1-42 del LCR ni del suero.

También en comparación con los resultados al comienzo del estudio, a los 6 meses de tratamiento se había producido una mejoría de 3.7±2.9 en el ADAS-Cog, mientras que los resultados globales del MMSE (Mini-Mental State Examination) no fueron concluyentes (mejoraron discretamente en cuatro pacientes, especialmente en lo referente a la praxia de construcción, y se mantuvieron estables en el enfermo restante). En cualquier caso, ninguno de los pacientes sufrió declive a lo largo de los 6 meses de tratamiento, y no aparecieron efectos adversos de importancia.

En sus conclusiones, los investigadores afirman que:

«Aunque el tamaño de la muestra de este estudio piloto es demasiado pequeño como para sacar una conclusión clara, los resultados aportan evidencia para una investigación más detallada de la IgG intravenosa para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer».

Referencia bibliográfica: R.C. Dodel et ál. (et álii). Intravenous immunoglobulins containing antibodies against β-amyloid for the treatment of Alzheimer's disease. Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry 2004;75:1472-1474.

Imagen:Placa de β-Amiloide.

Relacionados

Ir al pie
Última actualización de esta página: 30-9-2004.
El uso de este sitio web es seguro
Los contenidos de Circunvalación del Hipocampo están bajo una Licencia Creative Commons, salvo cita expresa de otros derechos.
Nosotros suscribimos los Principios del Código de Salud HONcode, puede comprobarlo usted aquí.
Autores: Ricardo de la Vega y Antonio Zambrano
Última actualización en el sitio web: 29–9–2016
Contacto: hipocampo@hipocampo.org