El test de la figura compleja de Rey-Osterrieth, diseñada por Rey en 1941 para investigar tanto la organización perceptual como la memoria visual en individuos con lesión cerebral, consiste en una figura geométrica compleja multicompartimental monocroma, que el sujeto ha de memorizar para reproducirla después de algunos minutos.